Una de las formas más efectivas de bajar de peso es entrenando en una cinta de correr. El ejercicio cardiovascular permite quemar una gran cantidad de calorías en cortos periodos de tiempo, por lo que se convierte en una opción ideal para cualquiera que desee bajar unos kilos.

 

Una de las principales ventajas del ejercicio de cardio es que es muy fácil de practicar: basta con salir a correr o salir en bicicleta. Y si las condiciones climáticas no acompañan, las máquinas de cardio de uso doméstico son la solución. Hoy por hoy podemos encontrar cintas de correr, bicicletas estáticas o elípticas a precios incluso inferiores a los 400€, por lo que podemos montar en nuestra propia casa un pequeño espacio donde entrenar a nuestro gusto y placer, sin importar la hora, el frío, el calor o la lluvia.

 

Entrenamiento para adelgazar sobre la cinta de correr

 

Pero uno de los impedimentos básicos que acostumbra a hacer dudar a la gente de si adquirir o no una máquina para su uso particular, es el hecho de no tener del todo claro cómo se debe usar. Existen muchas guías que nos explican cómo debemos elegir una cinta de correr y en qué características debemos fijarnos. Estas guías también nos dan las instrucciones básicas para saber qué tipo de cinta se adecua más a nuestras necesidades y condiciones físicas.

 

Por otro lado, también es importante escoger una tienda de fitness que disponga de una gran variedad de marcas y modelos cintas de correr, que se muevan en diferentes rangos de precios. Una buena atención y la posibilidad de probar la máquina pueden ser factores diferenciales que nos hagan decantarnos por una opción u otra. Eso sí, antes de buscar la tienda de máquinas de gimnasio adecuada debemos tener claro que la cinta que compremos tiene que ser la adecuada para alcanzar y superar nuestros objetivos.

 

Adelgaza y tonifica con tu cinta de correr

El objetivo de muchas de las personas que están interesadas en adquirir una cinta de correr para uso particular es adelgazar o mantener el peso, y endurecer o tonificar los músculos. Y para ello se necesita hacer tanto ejercicio aeróbico (cardio) como ejercicio de fuerza. Con el entrenamiento por intervalos de velocidad en cinta de correr podemos conseguir ambas cosas. Podemos conseguir perder peso cuando combinamos ambos tipos de ejercicio y, precisamente, el entrenamiento por intervalos logra esto, produciendo una mayor pérdida calórica en un tiempo más reducido.

 

En las siguientes líneas vamos a comentar un vídeo de Lauren Kern, personal trainer y competidora de NPC, y Aaron Ribant, también personal trainer. Se trata de una clase muy interesante que nos explica cómo quemar grasa para bajar de peso sobre la cinta de correr realizando un entrenamiento de intervalos de velocidad. Este tipo de entrenamiento consiste en alternar ritmos de velocidad. Realmente se trata de un tipo de entrenamiento de gran dificultad, pero es, probablemente, el mejor programa disponible para quemar grasa.

 

No olvides que es posible activar los subtítulos en español haciendo click en el tercer botón empezando por la derecha de la barra inferior del vídeo de Youtube.


Entrenamiento de intervalos de velocidad

El paso número uno es subirse a la cinta de correr y seleccionar "inicio rápido", opción que nos permite elegir la velocidad inicial. Lo adecuado es elegir una velocidad con la que podamos caminar cómodamente a paso ligero (más o menos entre 4.5 y 5.5 km/h). Mantén esta velocidad durante 2-3 minutos antes de aumentar el ritmo. Se recomienda mirar siempre hacia adelante y evitar leer un libro o revista mientras hace el entrenamiento; como si realmente hubiéramos salido a correr.

 

Para continuar con el calentamiento, subimos la velocidad ligeramente y hacemos 2 minutos más a un ritmo en el que pudiéramos aguantar el resto del día, si tuviéramos que hacerlo. Una vez se han superado los 2 minutos, ya se ha alcanzado la velocidad de correr. Ahora seleccionamos en el menú de la consola el programa de entrenamiento de intervalo de velocidad.

 

La consola nos pedirá que introduzca algunos datos. Nuevamente elegimos una velocidad que podamos mantener cómodamente, y ésta puede variar entre 5 y 10 km/h, dependiendo de la condición física de cada uno. Para que nos hagamos una idea, a esta velocidad es la que tendremos que recuperar el aliento después del intervalo de máxima velocidad. La consola también nos pedirá que seleccionemos la velocidad máxima para realizar en los intervalos de sprint.

 

Y es en este intervalo de sprint en el que tienes que subir al máximo ritmo que pueda aguantar tu cuerpo, durante todo el tiempo que puedas. Se trata de una velocidad que no podríamos aguantar durante un tiempo más prolongado que el del propio sprint, porque acabarías por agotarnos por completo. Una vez acabado, volvemos al intervalo de velocidad media, en la que recuperaremos el aliento. Los intervalos de sprint son bastante más cortos que los intervalos de velocidad media, de manera que tenemos tiempo suficiente para recuperarnos hasta el siguiente sprint. Se suele recomendar que se empiece con un intervalo de 3 minutos a velocidad media, y un minuto de sprint, pero se puede ir aumentando lentamente el tiempo de los sprints hasta llegar a igualar los tiempos de la recuperación y el sprint. En resumen:


#1 Calentamiento: 2 minutos andando

#2 Calentamiento: 2 minutos trotando

#3 Escoger las velocidades de recuperación (trote) y de sprint

#4 Sprint: 1 minuto máxima intensidad #5 Recuperación: 3 minutos trote cómodo


Perder peso en cinta de correr

 

Una de las ventajas más evidentes es el ahorro de tiempo que supone este tipo de entrenamiento, además de la gran quema calórica en un corto periodo de tiempo. Utilizando diferentes niveles de velocidad, conseguimos que el cuerpo se mueva en niveles de altísima intensidad, mientras que al mismo tiempo le damos a nuestro cuerpo la recuperación necesaria para recomponerse del sprint.

 

Ahora que ya sabes cómo perder peso de forma óptima sobre la cinta de correr, ¡¿te atreves a empezar con el entrenamiento?!