Entrenar la mente para correr es una práctica que ya está siendo aplicada por los atletas de alta competencia.  La preparación mental para estos deportistas, tiene tanta importancia como el entrenamiento físico, cuando se trata de obtener el máximo rendimiento en un torneo.

Entre los corredores aficionados, que cada día son más conscientes de los beneficios de correr para el cerebro, esta, es una práctica aún poco utilizada, pero que viene ganando un importante espacio en los últimos años.

 

Entrenar-la-mente-para-correr-aire-libre


Entrenar la mente para correr – La mejor forma de enfrentar los desafíos

La teoría se deriva de un estudio practicado por investigadores en diversos campos universitarios, en los que dividieron los atletas en dos grupos. Uno, que corría la distancia que su nivel de fatiga o agotamiento les permitía, y otro, que recibía estímulos eléctricos que provocaban contracciones musculares no dependientes de la actividad cerebral.

El primer grupo, recorrió distancias con una media de 15 kilómetros, en tanto que el segundo – que recibió estímulos eléctricos -, sobrepasó los 20 kilómetros. Los resultados del estudio son concluyentes: el cerebro le indica al cuerpo que ya debe sentirse cansado, cuando los músculos aún cuentan con una reserva que les permite avanzar mayores distancias a mayores velocidades.

¿Cuál es la explicación?... los antropólogos, consultados sobre el tema, atribuyen esta condición a un mecanismo de defensa natural, heredado de nuestra vida en las cavernas, en la que se recorrían grandes distancias a diario para encontrar alimento y se hacía un gasto elevado de energía en las labores de caza, pero era necesario guardar una reserva que permitiera al cazador regresar a salvo a su hogar.

Lo cierto es que el deportista del siglo XXI, no requiere ahorrar una reserva de energía para regresar a un lejano hogar en condiciones hostiles. Por el contrario, su mayor interés es entregar todo su potencial para superar sus marcas. Entonces surge la pregunta que nos lleva a desarrollar este artículo: ¿Cómo entrenar la mente para correr? Veamos:

 

Entrenar-la-mente-para-correr-mayor-rendimiento


¿Cómo entrenar la mente para correr?

Entrenar la mente puede parecerte más complicado que entrenar un músculo, pero ello se debe solo a que no estás acostumbrado a este tipo de ejercicio.  Por ello, hemos preparado algunos consejos para adelantar este entrenamiento mental, que, sin duda, te ayudaran a correr más y mejor en adelante:

 

Vamos por etapas

Entre los SEAL, soldados de elite norteamericanos, existe una pregunta que parece ser una broma, pero que es hecha a todos los novatos de ese cuerpo: ¿Cómo se come un elefante?... lo interesante no es la pregunta, sino la respuesta: “en pequeñas porciones”.

La segmentación es la gran enseñanza de esta historia y también una clave al entrenar la mente para correr. Cuando tenemos un gran desafío por delante, la primera sensación que viene a nuestra mente es el temor, y el cuerpo también lo siente. Esto sucede, porque estamos pensando en cómo “comer el elefante” y no en las partes en las que lo podemos dividir, y los días que tenemos para realizar la labor.

Cuando enfrentes un desafío, divídelo en pequeños desafíos. Los problemas grandes, en pequeños problemas. Los grandes retos en varios retos pequeños.  Si el objetivo es recorrer una maratón – 42 kilómetros -, divide la distancia en tu mente en varias fracciones, para ser completadas una a la vez. Luego, puedes ir sumando dos fracciones en una, hasta lograr hacerlas todas en un solo esfuerzo.

Cuando haces algo poco a poco, fortaleces la mente para cumplir el objetivo final. Esto es la resiliencia mental. La evolución ocurre poco a poco y no se debe apresurar.

 

Visualiza la meta

Cuando visualizas el éxito final, te será más fácil superar los obstáculos que encontrarás en el camino. Esta técnica, fue utilizada por el entrenador del medallista olímpico Michael Phelps, quien debía imaginar a diario, su paso perfecto por la piscina olímpica, y su ascenso al podio para recibir la medalla de oro.

La idea de esta técnica es que pongas todos tus sentimientos en acción, mientras visualizas tu objetivo final. Imagina todos los detalles hasta que te resulte lo más real posible. Cuando pienses en los obstáculos, no pienses en ellos como problemas, sino como oportunidades para superarlos.

 

Controla tus emociones

Para entrenar la mente para correr, debes entender que tu cerebro afecta a tu cuerpo y viceversa. La ansiedad y el estrés, hacen que tu organismo libere altas dosis de adrenalina, cortisol y noradrenalina, hormonas que te estimulan y te proporcionan más energía.

Sin embargo, estas hormonas en exceso causan un gran daño. Producen insomnio, mal humor y afectan el sistema inmunológico. Apagar esta bomba hormonal, te será más fácil si utilizas una técnica de entrenamiento llamada 4:4:4. ¿Cómo funciona?... veamos:

En situaciones de ansiedad o temor, inspira profundamente por 4 segundos y expiras por otros 4. Repite esta rutina durante 4 minutos. Es una técnica respiratoria que se ha tomado prestada de la práctica del Yoga, muy útil para obtener relajación, claridad para pensar y control total en situaciones de estrés.

 

Valora las pequeñas victorias

El mayor desafío que puedes enfrentar, es vencer los desafíos pequeños que surgen en el entrenamiento diario. Avanzar algunos metros más, ganar algunos segundos, acumular kilómetros recorridos, son cosas buenas que suceden a diario y permiten absorber el efecto de los hechos negativos.

Recuerda que no todo va a salir siempre bien. Por eso, valorar las pequeñas victorias, fortalece tu mente y crea un círculo de positivismo a tu alrededor.

 

Conoce los beneficios de correr para el cerebro

Correr es una de las actividades que mayor placer puede proporcionar a los seres humanos.  Es un deporte aeróbico que relaja, ejercita las pantorrillas, los muslos y los glúteos, permite un alto consumo de calorías y eleva la capacidad pulmonar.

Pero correr también ofrece beneficios para el cerebro.  Conocerlos, se convierte en un aliciente que te permitirá lograr tu objetivo: entrenar la mente para correr. Veamos cuales son esos beneficios:

Beneficios de correr para el cerebro

 

Aumenta la conectividad neuronal y entre regiones del cerebro

Cuando corres por caminos irregulares, en los que pasas del asfalto al césped o a un camino empinado, se generan varios cambios en el cerebro que requieren establecer nuevas conexiones neuronales.

Esto, mejora la forma en que tu cerebro regula las emociones, la capacidad de memorizar datos y las funciones de autocontrol.

 

Desempeño cognitivo superior

Las series de entrenamiento largas e intensas, mejoran el rendimiento ejecutivo y cognitivo del cerebro. Esto significa que las personas logran resolver problemas, tomar decisiones y ejecutar acciones complejas que se les dificultaban antes de correr.

 

Niveles de satisfacción mucho más altos

Correr te hará más feliz. Esto sucede porque tu cerebro libera endorfinas, generando una euforia que es experimentada por todos los corredores cuando terminan su entrenamiento.

Disminuir el estrés, mejorar la facilidad para aprender, mejorar la condición cardio vascular… todos ellos son también beneficios de correr para el cerebro.

Ya sabes cómo hacerlo y como te beneficiará. Así es que manos a la obra. A entrenar la mente para correr y a disfrutar los beneficios de correr para el cerebro. Hasta la próxima.

 Entrenar-la-mente-para-correr-aumentar-la-resistencia