Si te encuentras entre los afortunados que tienen una cinta de correr en casa o si estás a cargo de estas máquinas, es fundamental que aprendas a cuidarlas. Esto hará que continúen funcionando al máximo rendimiento y por muchos años más. Aquí te damos 10 consejos para que lleves a cabo un buen mantenimiento de tu cinta de correr:

 

mantenimiento-cinta-de-correr-domestica


1. Mantén tu cinta de correr limpia

Una de las causas más comunes del desgaste de la base y de la banda de rodadura (o cinturón) es la acumulación del polvo. Todas las máquinas de correr, incluso las mejores, necesitan un mantenimiento constante. Lo recomendable sería que, cada semana, limpiaras la superficie con un paño húmedo o con una esponja. La limpieza del cinturón y los laterales debería hacerse una vez al mes para evitar que la suciedad afecte el motor o los rodillos de transmisión. En cuanto al motor, debería limpiarse, al menos, tres veces por año. Cuando hagas esto, asegúrate de seguir las instrucciones del manual para lograr un buen mantenimiento de tu cinta de correr.


2. Lubrica tu cinta de correr

En primer lugar, deberías identificar si tienes que lubricar tu cinta de correr o si es el tipo de cinta de las que se autolubrican. Estas últimas tienen una cera especial que engrasa la cinta de forma automática. En estos casos, lubricarla sería un error porque podrías dañarla. Por el contrario, si resulta que tu cinta de correr tiene que mantenerse lubricada, busca las instrucciones en el manual de usuario para asegurarte de cómo hacerlo de la mejor forma posible.


3. Comprueba que la banda de rodadura esté alineada

En ocasiones, puede ocurrir que el cinturón de tu cinta de correr se tuerza. Para enderezarlo, ajusta los pernos ubicados en los laterales de la parte posterior de la máquina. Haz pequeños ajustes y verifica el progreso hasta alcanzar la posición correcta. Recuerda consultar el manual de usuario si tienes dificultades para que el mantenimiento de tu cinta de correr sea el óptimo.


4. Controla la temperatura del motor

Es lógico que el motor se caliente mientras utilizas tu cinta de correr, pero es importante que controles su temperatura para que no sobrepase los 50 °C. Deberías de poder colocar tu mano sobre la tapa del motor sin quemarte.


mantenimiento-cinta-de-correr


5. Mantén la tensión de la banda de rodadura

Incluso si tienes una cinta de correr con ajustes de tensión preestablecidos, deberías de controlar la tensión de la banda de  rodadura de vez en cuando. El uso adecuado de la cinta también puede hacer que el cinturón se estire. Cuando eso sucede, la banda de rodadura queda suelta y comienza a patinar, lo que causa un deterioro excesivo en la base y en la banda. Por el contrario, un cinturón muy tenso podría dañar el motor o los rodillos de transmisión.


Una forma simple de comprobar la tensión de la banda es la siguiente:

  • Enciende tu cinta de correr y escoge un programa con velocidad lenta.

  • Pisa la banda con un pie y haz fuerza hacia delante y hacia abajo.

  • Si el cinturón se patina, tienes que ajustar los pernos. Si tienes dudas, siempre recurre a tu manual de usuario.

 

6. Reemplaza el cinturón si es necesario

Todas las máquinas de correr se deterioran con el uso, incluso las de mejor calidad. Se recomienda controlar el desgaste, al menos, una vez cada tres meses. Es algo muy sencillo, simplemente desliza tu mano por el reverso de la banda de rodadura. Si sientes que la banda está gastada y áspera, entonces es hora de cambiarla. Un cinturón desgastado puede hacer que la base de la máquina se deteriore antes de lo esperado. Con el tiempo, todas las bases se estropean, pero si cambias el cinturón cuando sea necesario, alargarás la vida de tu cinta de correr varios años con este simple truco de mantenimiento para tu cinta de correr.


7. Protege el sistema eléctrico

Hoy en día, la mayoría de las cintas de correr del mercado cuentan con pantallas eléctricas controladas por ordenadores. Por este motivo, y como sucede con cualquier ordenador que enchufas a la corriente, tienes que tener cuidado con los cambios de tensión. Un gran consejo es utilizar un regulador de voltaje o protector contra sobretensiones.


8. Comienza el entrenamiento con velocidad baja

Para un buen uso de tu cinta de correr, deberías de pararte sobre los laterales de la base y, entonces, encender la máquina y establecer una velocidad lenta. En este momento deberías comenzar a caminar sobre la banda de rodadura e ir incrementando la velocidad.


mantenimiento-de-tu-cinta-de-correr-running-exterior


9. Corre más y camina menos

Si tu cinta es para correr, lo mejor sería que le des ese uso. Se aconseja que, durante tu ejercicio, mantengas o sobrepases los 6 km/h. Por esto, caminar en exceso en tu cinta de correr puede deteriorarla, aunque no se trate de un consejo de estricto mantenimiento para tu cinta de correr, es una recomendación de uso que puede alargar la vida útil de tu cinta.


10. Reduce el esfuerzo del motor

El último consejo trata sobre la intensidad de tu rutina. Prueba aumentar la velocidad de tu carrera y hacer algunas paradas. De este modo, reducirás el esfuerzo continuo del motor.



Esperamos que estos consejos alarguen la vida de tu cinta de correr para que puedas disfrutar de muchas horas más de entrenamiento. Sobre todo, recuerda comprobar las especificaciones técnicas de tu equipo y de seguir las instrucciones del manual para que el mantenimiento de tu cinta de correr no lleve a otros problemas.